Resiliencia del autoritarismo, choque de islamismos e intensificación del sectarismo en Oriente Medio y el Magreb (CSO2017-86091-P)

Financiación: Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINECO), la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)

Resumen: El proyecto "Resiliencia del autoritarismo, choque de islamismos e intensificación del sectarismo en Oriente Medio y el Magreb" centra su atención en cuatro aspectos: 1) la agudización de los conflictos armados en Oriente Medio y el Magreb con la progresiva descomposición estatal de varios países tras el fracaso de la Primavera Árabe; 2) la resiliencia del autoritarismo debido a la colusión de ciertos determinadas potencias regionales con los sectores contrarrevolucionarios locales; 3) el choque de islamismos con el enfrentamiento entre movimientos quietistas, reformistas, revolucionarios y yihadistas, que luchan por hacerse con una posición hegemónica e imponer su interpretación del Islam; y 4) la intensificación del sectarismo como resultado directo de los tres factores anteriores, lo que representa una amenaza para las minorías confesionales y étnicas existentes en la región. Nuestra voluntad es valorar cómo interactúan todos estos elementos entre sí.

El proyecto parte de la premisa de que tras la Primavera Árabe los países de Oriente Medio y el Magreb han entrado en una fase de creciente conflictividad resultado del antagonismo religioso-ideológico y la competencia geo-estratégica, lo que ha fortalecido a los regímenes autoritarios. El futuro de la región dependerá en gran medida del resultado del pulso que se libra en el seno del movimiento islamista entre los sectores quietistas (que se consagran a la islamización de la sociedad), reformistas (que apuestan por la vía democrática para implantar un orden islámico), revolucionarios (que emplean la violencia como un medio para conquistar el Estado) y yihadistas (que pretenden restaurar el califato por medio de la yihad). Todas estas corrientes han establecido relaciones clientelares con sus respectivos patrones: las diversas potencias regionales (Arabia Saudí, Irán, Turquía y Qatar, entre otros) que tratan de promover sus respectivas interpretaciones del Islam político para ganar influencia en la zona. El resultado de esta arriesgada apuesta es el actual choque de islamismos al que asistimos, que ha agravado las tensiones sectarias en Oriente Medio.

Esta conflictividad regional plantea un reto de envergadura para España y la UE, que han sufrido de diferentes formas los efectos de la tensión regional y la descomposición estatal en Oriente Medio y el Magreb, entre ellas siendo objeto del terrorismo yihadista y convirtiéndose en destino de cientos de miles de refugiados que huyen del caos y la guerra. Consideramos que toda esta complejidad, que afecta a nuestra inmediata vecindad y al proyecto común europeo, debería ser analizada con mayor detenimiento por la academia española para tratar de comprender así las radicales transformaciones experimentadas tras la Primavera Árabe y tratar de plantear las correspondientes políticas públicas para afrontarlas de manera exitosa.